Mujeres al Poder: Cómo Percibimos el Liderazgo Femenino

¿Igualdad de oportunidades? Aún no. El liderazgo de las mujeres en la oficina aún tiene que lidiar con muchos estereotipos. Descubre lo que la gente realmente piensa de las jefas.

Victoria Sada
Victoria Sada
Asesora laboral
Mujeres al Poder: Cómo Percibimos el Liderazgo Femenino

 

mujeres al poder

 

En 2014, el término “girlboss” (chica jefa) se popularizó en Estados Unidos gracias al trabajo de la emprendedora Sophia Amoruso y muy pronto se convirtió en un estandarte del feminismo contemporáneo. La palabra aparecía en todos lados: en la publicidad, en los medios de comunicación, en objetos de papelería e, irónicamente, en camisas producidas en países donde las mujeres no reciben una paga justa.

 

Al ser un manifiesto para una generación de mujeres jóvenes e inseguras, el término #girlboss cargaba un significado de esperanza, sueños y aspiraciones. Sin embargo, a pesar de que este término suena inspirador, lo cierto es que el liderazgo femenino es aún muy limitado en la mayoría de las industrias y el techo de cristal está más activo que nunca.

 

Para explorar con mayor profundidad la situación de las mujeres en puestos de liderazgo, hemos preguntado a más de 800 personas acerca de sus opiniones y experiencias con mujeres en puestos de poder.

 

Encontramos bastantes respuestas positivas, pero también descubrimos unas visiones muy perturbadoras que prueban que aún nos queda mucho camino por recorrer para alcanzar la equidad de género.

 

Sigue leyendo para conocer nuestros descubrimientos.

 

¿Crees que la #girlboss está sobrevalorizada?

 

La popularidad del fenómeno de la girlboss despertó tanto una gran cantidad de interés como de criticismo. Sin embargo, dejando de lado la popularidad del término, cabe destacar que logró atraer la atención a la situación de las lideresas dentro de las oficinas y espacios de trabajo.

 

La ciencia ha comprobado que las mujeres suelen ser jefas muy eficientes. Numerosos estudios, incluyendo la encuesta de Gallup que entrevistó a más de 27 millones de empleados alrededor del mundo, comprobó que las mujeres en puestos de liderazgo suelen tener un mejor desempeño que sus contrapartes masculinas ya que tienen más habilidades para elevar el compromiso de sus empleados.

 

No obstante, parece que los estereotipos de género y los prejuicios aún prevalecen en el mundo laboral. Para empezar, el 55% de los encuestados está de acuerdo o completamente de acuerdo en que las mujeres en puestos directivos están sujetas a estándares de desempeño mucho más altos que los hombres.

 

Así que, aunque los roles de género y nuestra visión de una mujer exitosa han evolucionado, la presión femenina por alcanzar la perfección sigue siendo enorme.

 

Afortunadamente, aunque las expectativas son altas, la satisfacción relacionada con las mujeres líderes es alta también.

 

mujeres al poder

 

El 90% de nuestros encuestados han trabajado en un equipo liderado por una mujer, y, de estos, el 59% se encuentra actualmente trabajando para una jefa.

 

El 70% de los encuestados considera que las mujeres en puestos directivos son más efectivas, mientras que el 49% afirmaron que las jefas son sumamente efectivas. Por ello, no es sorprendente que el 67% de nuestros encuestados tenga una actitud positiva hacia los equipos con líderes femeninos y el 62% tiene sentimientos positivos acerca de empresas lideradas por mujeres. 

 

También nos agradó descubrir que el 38% de los participantes preferiría trabajar para una jefa, comparado con el 26% que preferiría trabajar para un jefe y un 35% que no tiene preferencia alguna.

 

Hasta ahora, todo parece ir bien. Sin embargo, esto no quiere decir que las mujeres directivas la tengan fácil. Estas sufren el mismo tipo de presión para alcanzar el éxito profesional que los hombres a la vez que también tienen que lidiar con el estereotipo de ser sumamente emocionales y maternales.

 

Estas suposiciones fueron evidentes en los resultados de la encuesta. Cuando le preguntamos a los encuestados qué industrias eran más adecuadas para las mujeres, estos fueron los resultados preferidos:

 

  • Salud: 65%
  • Educación/bibliotecología: 61%
  • Recursos humanos: 53%
  • Finanzas/bienes raíces/seguros: 51%
  • Administración: 51%
  • Cuidado personal/servicios sociales: 51%
  • Arte/diseño/moda: 51%

 

Estos resultados no son sorprendentes, ya que evidencian los estereotipos más comunes asociados con las mujeres. Hay varios estudios que hablan al respecto, como el de la Asociación Americana de Psicología, el cual demuestra que, a pesar de los cambios en los roles de género, hay varias creencias que aún persisten en las actitudes de la mayoría de las personas.

 

División de género

 

Nuestros resultados respaldan la prevalencia de ciertas creencias y los números se volvieron aún más impactantes cuando los dividimos por género. Los resultados muestran que los estándares de género no han cambiado tanto como se esperaría y la confianza en las mujeres directivas es mucho menor a la que se tiene en los jefes.

 

¿Esto se deberá a la falsa creencia de que las mujeres no pueden ejercer puestos de poder? ¿O quizás se deba a que algunos hombres temen perder su trabajo y tienen problemas aceptando la autoridad femenina?

 

Aunque nuestros descubrimientos no explican claramente por qué existen estas diferencias, la división de género es evidente.

 

Esto es lo que las mujeres opinan sobre otras mujeres en puestos de liderazgo:

 

  • El 48% preferiría trabajar para una jefa.
  • El 72% está de acuerdo o muy de acuerdo en tener mujeres en puestos de liderazgo dentro de su organización.
  • El 42% confiaría más en una mujer que en un hombre para dirigir una empresa.

 

¿Y qué hay del sexo masculino? Esto es lo que opinan los hombres sobre las mujeres en puestos gerenciales:

 

  • Solo el 28% preferiría tener una jefa.
  • Solo el 53% se siente de acuerdo o muy de acuerdo en tener mujeres en puestos de liderazgo dentro de su organización.
  • Un mínimo 17% confiaría más en una mujer que en un hombre para dirigir una empresa.

 

mujeres al poder

 

Hay otro aspecto que el estudio reveló acerca de las desigualdades en el mercado laboral. Nuestros encuestados reconocen el hecho de que las mujeres de color se enfrentan a una situación aún más difícil en las oficinas y espacios de trabajo.

 

Considera estos descubrimientos:

 

  • El 69% de los encuestados creen que las mujeres de color se enfrentan a mayores desafíos en el mundo laboral.
  • El 67% de los encuestados cree que es más difícil para una mujer de color obtener un puesto gerencial.

 

Estos números hablan muy claro: las mujeres de color se enfrentan a desafíos particularmente complicados en la fuerza laboral y, afortunadamente, las personas parecen estar conscientes de esto.

 

Otras estadísticas confirman la falta de oportunidades para mujeres de color. La situación se volvió aún peor durante la pandemia, ya que, de acuerdo al New York Times, cerca de un millón de madres tuvieron que dejar sus trabajos, de las cuales las personas blancas, de origen latinoamericano y las madres solteras fueron las más afectadas.

 

En general, no hay duda de que la brecha de empleo para las mujeres de color sigue muy presente hoy en día y, a pesar de que la gente está cada vez más consciente, las desventajas persisten.

 

Mantener las Apariencias

 

Aceptémoslo, los medios de comunicación aún tratan a las mujeres en el poder como una novedad y una curiosidad. Y el hecho de que se tenga que enfatizar que eres una jefa o una emprendedora solo prueba que aún hay mucho qué hacer para normalizar el liderazgo femenino. A fin de cuentas, el género nunca debe ser un determinante del éxito.

 

Casi una tercera parte de nuestros encuestados afirmó que los medios y la cultura popular presentan mayoritariamente a los hombres como jefes. Y el mismo número coincidió que las mujeres directivas son presentadas usualmente como una excepción.

 

Un 59% afirmó que las mujeres no están suficientemente representadas en puestos directivos y el 52% dijo que las mujeres suelen aparecer principalmente en puestos de apoyo, como en administración.

 

mujeres al poder

 

Sin embargo, aún hay algo de esperanza. El 37% de los encuestados cree que es mejor para la imagen de una empresa el ser representado por una mujer, a comparación del 34% que opinó que es mejor que la represente un hombre. Los resultados están balanceados.

 

Esto nos lleva a cuestionarnos si la cultura popular está evolucionando para aceptar a las jefas de forma mucho más natural. Los estereotipos anticuados son otro desafío que las mujeres en puestos de liderazgo tienen que enfrentar todos los días.

 

Enfrentar Estereotipos

 

A pesar de que ha habido algunas mejoras, parece que una de las mayores dificultades de las mujeres líderes se encuentra en los estereotipos de género pasados de moda.

 

Esta situación fue particularmente evidente en nuestra encuesta. Por ejemplo, el 45% de los encuestados está de acuerdo o completamente de acuerdo en que las mujeres son más emocionales, mientras que los hombres son más lógicos al momento de tomar decisiones.

 

También le dimos a los encuestados la posibilidad de compartir abiertamente sus pensamientos y las respuestas fueron muy variadas: algunas fueron sumamente muy positivas mientras otras fueron estereotípicas y embarazosas, incluso encontramos algunas agresivamente misógicas. Aquí hay algunos ejemplos:

 

(Prefiero) a un jefe porque son menos emocionales.

Las mujeres son más comprensivas, lo que hace que los empleados se aprovechen de ellas. Los hombres no suelen tener ese problema.

(Prefiero) a las jefas, porque se les puede convencer de cualquier cosa.

Nunca he tenido una jefa mujer, pero trabajo en la industria manufacturera. Pero como mujer, sé que podemos ser emocionales y guardar rencores. No quisiera tener que lidiar con ese drama en el trabajo, así que, de cierta forma, estoy contenta de que nunca haya pasado por eso.

Los hombres son más independientes de sus emociones y sentimientos. También se concentran mucho más en el trabajo y son más flexibles.

En mi experiencia, las jefas mujeres son más emocionales y no confían tanto el los empleados como los jefes.

 

Y aún hay más. También descubrimos algunos estereotipos positivos. Por ejemplo, el 57% de los encuestados está de acuerdo o completamente de acuerdo en que las mujeres líderes son mejores al comunicarse, y esto se reflejó en las respuestas que recibimos:

Creo que las jefas están más dispuestas a escucharte y considerar las perspectivas de todos. Los hombres son más directos.

Creo que, en general, las mujeres directivas son mejores comunicadoras, pero los hombres son más propensos a responsabilizar a los individuos por sus acciones.

Mujeres: la comunicación es mejor, las expectativas son más claras y la colaboración al solucionar problemas es más frecuente. El trabajo se siente más como un esfuerzo colaborativo que como una carga individual.

Prefiero trabajar con mujeres porque colaborar con ellas hace que trabajar en una empresa sea mejor para personas de todos los géneros.

 

Otro estereotipo positivo es la paciencia femenina. El 44% de los encuestados piensa que las mujeres en puestos directivos son más comprensivas cuando se trata de pequeños errores en el trabajo. Y esta impresión de entendimiento y compasión se refleja en las respuestas:

 

Los últimos 8 años he tenido una jefa mujer. Prefiero esto ya que son más comprensivas al hablar de cuestiones fuera del trabajo. Yo tengo personas que dependen de mí y hay veces en las que esto interfiere con mi empleo. Mi jefa solía cuidar de su madre, por lo que entendía bien mi situación.

Prefiero trabajar con una jefa. Una mujer es más comprensiva en ciertas situaciones, como cuando se tiene que faltar al trabajo porque no tengo quién cuide a mis hijos. Una jefa es más compasiva con sus empleados y empresa.

Las mujeres comprenden más los asuntos familiares. Nunca tengo miedo de decirle a mi jefa mis problemas domésticos.

 

Por otra parte, algunos de los participantes prefieren apegarse a la vieja opinión de que las mujeres deben quedarse en la casa.

 

Preferiría trabajar con un hombre.

Las mujeres deben quedarse en casa y criar una familia. Las mujeres pertenecen al hogar. Mira cuántas empresas han sido creadas por hombres a comparación de mujeres. Las mujeres quieren un trato especial cuando han contribuido muy poco a las empresas que sacan al país adelante. También fíjate que cuando los salarios se estancan es cuando las mujeres entran a la fuerza laboral. Esto les da a los gerentes la expulsa perfecta para pagar menos ya que los dos miembros de una pareja trabajan. Las mujeres quieren el mejor trato posible y si hay cualquier complicación, culpan al sexismo. El punto es que las mujeres solo deben quedarse en casa y criar niños.

Las mujeres deben quedarse en la casa teniendo hijos en lugar de inundar el espacio de trabajo y causando que los hombres no tengan empleos ni familias. Las mujeres en la oficina causan distracciones, los hombres y las mujeres no pueden trabajar juntos y las mujeres deben quedarse en casa para que los hombres ganen más y las mantengan. El feminismo es un cáncer y la verdad es que la mayoría de las jefas que he tenido son incompetentes y superficiales que se preocupan más de cómo son vistas que de lo que hacen.

 

No cabe duda que las opiniones sobre el liderazgo femenino están muy divididas y algunos de los peores estereotipos aún están vigentes. Para muchos, las mujeres en el poder son aún una curiosidad y nada más.

 

Para terminar, te dejamos una selección de los estereotipos más prevalentes de nuestros encuestados. Estas son suposiciones que se necesitan evaluar para crear un mejor ambiente laboral para las lideresas del futuro.

 

mujeres al poder

 

No todo son malas noticias. En general, comparado con el pasado reciente, la aceptación de las mujeres en el poder ha mejorado.

 

Sin embargo, no hay duda de que aún hay mucho por hacer para que las mujeres en puestos de liderazgo se consoliden de mejor manera. Algunos de los peores estereotipos aún prevalecen. Como notamos anteriormente, las mujeres aún tienen una gran batalla por delante para alcanzar la equidad.

 

Metodología

 

Los resultados se obtuvieron entrevistando a 801 personas utilizando una herramienta de encuestas online. Todos los participantes pasaron una prueba de atención. Se les hizo una serie de preguntas relacionadas a sus opiniones sobre el liderazgo femenino en el ambiente laboral. Se incluyeron preguntas de sí/no, preguntas de escala y preguntas relacionadas a qué tan de acuerdo o en desacuerdo estaban con algunas afirmaciones, preguntas de opción múltiple y preguntas abiertas.

 

Limitaciones

 

Los datos presentados se basan en reportes de los encuestados. Como la experiencia es subjetiva, entendemos que hay muchas limitaciones con la información proporcionada por ciertos participantes, ya que sus respuestas pueden estar afectadas por la temporalidad, la memoria selectiva, la exageración, falta de respuesta o el sesgo personal.

 

Algunas preguntas y respuestas han sido parafraseadas o condensadas para una mayor claridad y facilidad para su lectura. En algunos casos, los porcentajes no suman 100, debido a que se realizó un redondeo o porque se obtuvieron respuestas como “ninguna/neutral/no sé” que no se presentaron en los resultados.

 

Fuentes

 

 

Declaración de Uso Justo

 

¿Qué más puedes hacer para promover el liderazgo femenino? Muestra tu apoyo compartiendo este artículo en tu página y redes sociales.

 

Si crees que tu audiencia puede estar interesada en esta información, nos encantaría que la compartieras para uso no comercial. Lo único que te pedimos es que añadas un link a esta página para que el autor pueda tener crédito y tus lectores puedan conocer todo el estudio.

Califica mi artículo: mujeres al poder
¡Gracias por tu calificación!
Promedio: 5 (3 Calificación)
Victoria Sada
Victoria Sada
Victoria es una experta en el mercado laboral hispano y estadounidense. Su objetivo es brindar consejos adaptados para profesionales de diferentes perfiles. Su experiencia profesional está relacionada con las industrias creativas y la tecnología.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Aquí tienes otros artículos similares

10 Técnicas de Asertividad para Practicar en el Trabajo

10 Técnicas de Asertividad para Practicar en el Trabajo

La asertividad es una habilidad esencial tanto para el currículum como para la vida de oficina. Aprende las mejores técnicas de asertividad para el trabajo y comunícate efectivamente.

Victoria Sada
Victoria Sada
Asesora laboral