Las peores cartas de presentación: Los errores más graves

Todo lo que los reclutadores odian ver en una carta de presentación: desde que no haya una, hasta ver que has usado Comic Sans o pillarte en alguna mentira.

Alejandra Bustos
Alejandra Bustos
Asesora Profesional
Las peores cartas de presentación: Los errores más graves

errores graves

 

¿Carta de presentación? ¿Qué no solo se debía enviar un currículum? 

 

Acéptalo cada vez que lees en la descripción de una vacante que solicitan una carta de presentación dentro de tu solicitud; inmediatamente tus ganas de aplicar para ese empleo disminuyen drásticamente.

 

Incluso podrías pensar que hablar de cartas de presentación es como usar skinny jeans en pleno 2021 o imprimir tarjetas de presentación y traerlas en tu billetera.

 

Sin embargo, las cartas de presentación están más vigentes de lo que crees.

De hecho, el 87% de los profesionales de RRHH prefieren que los candidatos envíen una carta de presentación junto con su solicitud de empleo.

Como lo oyes, y no lo digo yo, sino una encuesta que realizamos a más de 200 gerentes de contratación. Entonces, ¿es obligatorio escribir una? No. -A menos que realmente te interese el empleo-

 

Sin más introducción, te daré un adelanto a los peores errores en las cartas de presentación:

 

  • Tipografías vergonzosas.
  • Falsificar notas académicas.
  • Palabras clave inexistentes.
  • Ser demasiado egocéntrico o pretencioso.
  • Mala ortografía o errores de dedo
  • Saludos inapropiados.

 

Pero esto solo es una probada porque si existiera una biblia de las cartas de presentación, estos serían los pecados capitales.

 

Así que, si no quieres ser un pecador esta es tu oportunidad para llegar al cielo de las cartas de presentación y aumentar tus posibilidades de salir del infierno del desempleo.

 

Aumenta tus posibilidades con una carta de presentación

 

¿Qué es una carta de presentación? Es un documento escrito que se envía con una solicitud de empleo para describir el perfil de un candidato y su interés específico en el puesto al que se postula.

 

Ahora, ¿por qué este documento se llama cover letter traducido al inglés y no intro letter o presentation letter?

 

El término de cover letter se debe a que antes era una hoja que funcionaba como una portada (cover) que solo cubría el currículum, -hablando de cuando ambos documentos entregaban en papel-.

 

El 23 de septiembre de 1956, fue cuando se usó este término dentro de un contexto de empleo vacante, por primera vez:

“Envíe su currículum con carta de presentación al departamento de relaciones internacionales.”
Anuncio clasificado del New York Times, puesto de químico.

El hecho de que su popularidad ha disminuido, a su vez ha incrementado su importancia, funcionando para quienes las envían como un diferenciador.

 

Y así es como los reclutadores piensan de los candidatos que actualmente la siguen enviando.

 

errores graves

 

Los resultados demostraron que es un hecho que la mayoría de los reclutadores quieran ver esas cartas de presentación. Incluso, al menos un 81% asegura que realmente las lee.

 

Por alguna razón, los reclutadores masculinos están más convencidos que las reclutadoras sobre la importancia de incluir una carta de presentación. Incluso fueron más hombres los que rechazarían a los candidatos que no se tomaron la molestia de enviar una en su solicitud.

 

De igual manera, la opinión de ambos géneros demostró que las cartas de presentación son como la moda de los 2000, volviendo como YK21 en pleno 2021. Y es que la moda siempre vuelve. 

 

Por ejemplo, en los resultados de una encuesta similar hecha en 2011, solo 53% de los reclutadores consideraban las cartas de presentación como indispensables.

 

Después, en 2019 ya fueron 65% de los encuestados quienes ya exigían una carta de presentación.

 

Y ahora, en 2021, acabas de leer lo que ha resultado.

 

Entonces, ¿por qué mucha gente sigue creyendo que las cartas de presentación ya son obsoletas?.

 

Muchas fuentes informales han dado por hecho que las cartas de presentación ya no son necesarias, hoy en día cuando las personas solicitan trabajo principalmente por internet. Pero está claro que los gerentes de contratación las siguen viendo como un elemento importante en los procesos de selección.

 

Ahora que sabes la importancia de la carta de presentación, aprende a escribir una correctamente.

 

Formato: Cómo debe verse una carta de presentación.

 

Si bien, un libro no debe juzgarse por su portada, una carta de presentación sí; pues la extensión y tipografía de tu carta son factores que afectan la imagen que quieres transmitir.

 

Y no, no se trata de qué tan bonita sea la plantilla que utilices, pero sí de que cumplas con las reglas de formato que los gerentes de contratación prefieren, ya que de no hacerlo, podría disminuir el interés con el que el reclutador lea tu carta.

 

Entonces, ¿cómo puedes cumplir con las expectativas visuales de una carta de presentación?, ¿cómo esperan los reclutadores que se vea tu carta? 

 errores graves

 

No es necesario que te rompas la cabeza.

 

Las respuestas han demostrado que cuando se trata de cartas de presentación, optar por ser breve y ágil mantendrá tu candidatura a salvo. El 82% de los reclutadores dijeron que una carta de presentación debe ser máximo de una cuartilla.

 

  • El 42% prefiere una carta de presentación de entre media página a una página de extensión.
  • El 40% prefiere una carta de presentación de menos de media página.
  • Solo el 18% prefiere que una carta de presentación rebase la primera cuartilla.

 

Si has leído anteriormente nuestras guías, puedes ver que estas opiniones coinciden con los consejos que normalmente damos sobre cómo hacer cartas de presentación. Y esto no es más que lógica pura, ya que los reclutadores no tienen tiempo para leer la historia de tu vida y menos tratar de descifrar tipografías complicadas.

 

En pocas palabras; ve por lo seguro y siempre mantén la extensión de tus cartas de presentación entre media y una cuartilla.

 

Escojo las Serif: Tipografías favoritas para una carta de presentación.

 

Aunque no te haga mucho sentido, las tipografías pueden afectar la fluidez de la lectura y el impacto del mensaje de tu carta de presentación.

 

Si eliges mal el tipo de letra que usarás en tu carta de presentación, probablemente el reclutador no la quiera leer. La tipografía es una de esas pequeñas cosas que hacen una gran diferencia, sobre todo hablando de la primera impresión.

 

Antes de comenzar, tomemos una breve lección de tipografía.

 

Seguramente has leído nombres de fuentes que incluyen las palabras serif y sans-serif.

 

Y a menos que te dediques al diseño, probablemente no te habías preguntado qué significan ninguno de esos dos términos. Pero ahora lo vas a descubrir para que entiendas por qué los reclutadores han elegido Times New Román -una fuente serif- como la fuente ideal para las cartas de presentación.

Una serifa son esos pequeños trazos decorativos, también conocidos como patines, al inicio o final de la raíz de una letra. Por ejemplo: Times New Roman.

Por lo que sans-serif (sin-serifas) son aquellas fuentes sin estos trazos, como las que estás leyendo ahora.

 

Para los reclutadores las fuentes que mejor le van a un currículum son:

 

  • Times New Roman: 70%
  • Calibri: 50%
  • Arial: 44%
  • Cambria: 31%
  • Garamond: 28%

 

De estos 5 primeros lugares, tres son ocupados por fuentes serif: Times New Roman, Cambria y Garamond. 

 

Esto tiene sentido, ya que las serifas, más que un trazo decorativo; funcionan para enlazar visualmente las letras, mejorando la fluidez de la lectura y dando una apariencia forma y sofisticada. Estos tipos de letra son los más usados en libros, periódicos y revistas, donde encontramos gran volumen de texto junto.

 

Probablemente, ya sabías que la oveja negra de las fuentes que nunca deberías usar en tu carta de presentación es Comic Sans. Pero lo que sí te sorprenderá es que, de hecho hubo un 17% de encuestados que la mencionaron como la mejor opción. 

 

Aun así, no te arriesgues y evita usarla a toda costa.

 

Los otros dos lugares restantes del top 5, fueron ocupados por tipografías sans-serif: Calibri y Arial.

 

Entonces, si hay que decidir entre Serif o sans serif, ¿cuál es la respuesta correcta?

 

La verdad es una decisión muy reñida, ya que ambas familias tipográficas tienen sus pros y contras:

 

Por ejemplo, un estudio de la Universidad Estatal de Wichita encontró que:

Las tipografías Serif demuestran rasgos como estable, práctica, formal y madura… Por eso, los usuarios las prefieren para documentos comerciales (71%), textos de sitios web (67%) y revistas digitales (63%).

A diferencia de las fuentes sans-serif que transmiten una imagen más neutral. Por lo tanto, si quieres que tu tipografía transmita rasgos más específicos, Times New Roman u otras fuentes Serif, serán la mejor opción.

 

Pero-

 

Elegir el tipo de letra es un poco más complejo de lo que parece. Tienes que saber alinear la imagen que quieres dar, con la que la tipografía que elijas transmite. Es decir, Times New Roman es ideal para solicitar empleo en una empresa “estable, práctica, formal y madura”, pero ¿lo sería para aplicar en una start up tecnológica de moda?.

 

Hablando de legibilidad, no hay pruebas que realmente justifiquen cuál de las dos son más agradables a la vista de un lector.

 

Lo cierto es que, cualquiera de las fuentes del top 5 que te mostramos, son opciones seguras para utilizar en tu carta de presentación. Elige alguna de ellas y evita las tipografías extravagantes o demasiado “creativas”.

 

Si creías que Comic Sans era el error más grave que podías cometer en tu carta de presentación, estás equivocado. Aún quedan peores.

 

Los peores errores en las cartas de presentación para ser rechazado automáticamente

Hay ciertas señales de alerta que los reclutadores pueden identificar en las cartas de presentación de cualquier candidato y que pueden ser razón suficiente para sacarlo del juego.

 

¿Quieres saber cuáles son?

 

errores graves

 

Errores de dedo y faltas de ortografía.

 

En un mundo donde cualquier procesador de texto te marca con rojo los errores ortográficos y typos que has cometido en tus documentos, es imperdonable dejar pasar cualquier tipo de correcciones.

 

Claro, sabemos que algunas veces los autocorrectores no detectan ciertas palabras mal escritas, pero precisamente por eso debes revisarlo personalmente varias veces antes de enviarlo.

 

Más allá de lo penoso que podría ser, un profesionista con faltas de ortografía, esto demuestra un interés nulo por conseguir empleo.

 

  • El 76% de los encuestados dijeron que al encontrar un error de ortografía, automáticamente descartan la candidatura.
  • El 80% de los reclutadores masculinos contestaron que “rechazarían automáticamente una carta de presentación si tuviera errores de dedo o faltas de ortografía” frente a solo 69% de las reclutadoras femeninas.

 

De hecho, al preguntarles a los profesionales de selección cuál creían que era el peor error en una carta de presentación, una de las respuestas más repetidas fue errores ortográficos y gramaticales.

 

Pero no fue el único error que verdaderamente les toca las narices.

 

Saludos que los sacan de sus casillas.

 

La forma la que te diriges en una carta de presentación es un elemento crucial y recuerda que es un documento formal, por lo que requiere un saludo formal.

 

Hay dos tipos de saludos con los que nuestros reclutadores demostraron disgusto:

 

Es un hecho que las generaciones más jóvenes están más acostumbradas a interacciones breves y casuales especialmente al hablar por un medio digital, por lo que les puede resultar muy normal comenzar una carta de presentación con un “Hola“. Pero recuerda que este no es el chat de Messenger, sino un documento formal para fines laborales.

 

Les preguntamos a los reclutadores que tan enfadoso era para ellos leer un saludo informal como “¿qué tal?“, en una carta de presentación. Y esto es lo que ellos mismos dijeron::

 

  • Saludos informales.
  • Saludos impersonales sin nombre.
  • No hay ningún problema: 20%
  • Lo considero un error mínimo: 17%
  • Lo considero un error moderado: 35%
  • Lo considero un error grave: 26%

 

Este tema es cuestión generacional, ya que ninguno de los encuestados de entre 18 a 24 años, consideró esto como un “error grave”. Todos los encuestados de estas edades contestaron equitativamente que lo consideraban un: “error mínimo”, “error moderado” ó “ningún tipo de problema”.

 

Y aunque ya vimos que la Generación Z permite un trato menos formal, no significa que puedas usar saludos como: “¡Buenas!” O “¿qué hay?”. Ni mucho menos, utilizar fotos con filtros de snapchat o emojis dentro de tu carta de presentación.

 

Ahora, ¿qué hay con eso de los saludos impersonales?

 

Según lo que nuestros encuestados contestaron, valoran mucho ver que has hecho un esfuerzo para averiguar su nombre y dirigir la carta personalmente a ellos. Especialmente ahora que esa información está al alcance de un clic.

 

Gracias a aplicaciones como LinkedIn, puedes buscar el nombre del reclutador, directamente en el perfil de la empresa a la que estás aplicando. Incluso, de no encontrarlo, esta red social profesional te permite contactar a cualquier otro empleado del área para preguntarle directamente.

 

Y es que aunque, “a quien corresponda” es un saludo formal, los reclutadores no lo consideran del todo apropiado.

 

Pero, ¿Qué tan malo puede ser saludar en la carta de presentación con un “a quien corresponda”? Según nuestros resultados:

 

  • No hay ningún problema: 22%
  • Lo considero un error mínimo: 29%
  • Lo considero un error moderado: 30%
  • Lo considero un error grave: 17%

 

“A quien corresponda” le hace ruido, en diferentes niveles, al 76% de los reclutadores.

 

Nuevamente esto no es una trivialidad. Pero incluir el nombre del destinatario es uno de esos pequeños detalles que realmente demuestran tu interés en el puesto. Aunado a que está comprobado que cuando una persona lee su propio nombre su cerebro se activa automáticamente.

 

Podemos decir que, usar el nombre del gerente de contratación es como una alerta para encender su cerebro justo al momento que comience a leer tu carta de presentación.

 

Para leer nuestro siguiente hallazgo, primero debes prometer decir la verdad y nada más que la verdad.

 

Incluir afirmaciones falsas en la carta de presentación (también conocido como mentiras)

 

Exagerar un poco por impresionar o agradar a alguien, es probablemente algo que todos hemos hecho.

 

Especialmente cuando creemos haber encontrado el trabajo que cumple todas nuestras expectativas, pero que no estamos seguros si nosotros cumplimos todas las de él.

 

Pero incluir información falsa, exagerada o engañosa sobre tus estudios o experiencia es algo totalmente diferente que puede incluso, ser considerado como un delito, si te descubren. Eso sin mencionar la gran mancha en tu reputación que dejaría dicho acto.

 

Hablo en serio, existen dos delitos penales en los que podemos incurrir si mentimos en el currículum o en nuestra carta de presentación: delito de falsedad documental y delito de intrusismo profesional.

 

Un estudio publicado en el Journal of Business and Psychology encontró que: 

... el fraude en el currículum predice una reducción del desempeño laboral y un aumento de desviaciones en el lugar de trabajo, más allá del comportamiento engañoso en las entrevistas.

Esto es algo que los reclutadores saben perfectamente. Y lo demostraron en sus respuestas:

 

  • El 38% considera mentir en la carta de presentación como un problema grave
  • 30% lo considera un problema moderado
  • 19% como un problema mínimo
  • 9% no considera que esto sea un problema

 

A decir verdad, ese 9% que no consideró las mentiras como un problema fue bastante sorprendente. Cabe recalcar que mientras mayores eran los encuestados, mayor gravedad le atribuían a esta situación.

 

El 75% de las personas encuestadas con más de 56 años contestaron que las mentiras en una carta de presentación son un problema grave, mientras que solo el 33% de los encuestados con edades entre los 18 y 40 años lo consideran como un acto de gravedad.

 

El punto es; mentir siempre será una mala idea. Especialmente si se trata de tu solicitud de empleo, ya que aparte de ser un acto sin ética, si te pillan podría ser el final de tu carrera. Piensa que incluso cuando al principio te hayan creído, la verdad siempre sale a la luz, por lo que el riesgo de que te despidan por haberte descubierto, siempre estará latente.

 

A nadie le gustan los clichés: no seas uno.

 

Las frases cliché, que desafortunadamente todos hemos usado alguna vez, son uno de los errores más fastidiosos de leer en una carta de presentación. 

 

De acuerdo con los resultados, estas frases realmente enfadan a los reclutadores, pero mejor velo tú mismo:

 

  • El 42% consideran las frases cliché como un error moderado
  • El 20% lo considera como un error grave
  • El 25% cree que es un error mínimo
  • El 11% no considera que esto sea un problema.

 

Dicho de otra manera, omite cualquier frase poco original. Y otro consejo, copiar y pegar frases de internet en tu carta de presentación elevará las probabilidades de que suenes a cliché. No lo hagas.

 

Otras infracciones que podrían costarte una multa alta.

 

Sí, aún quedan más errores que se revelaron en nuestra encuesta. Y si bien, no fueron considerados tan graves como los principales que ya has visto; vale la pena que les eches un vistazo.

 

Jactancia

 

Si no sabes lo que es jactancia, significa vanidad, alardeo. Sonar como un creído, vaya. Especialmente cuando no se justifique con resultados todas las maravillas que el candidato ha escrito de sí mismo.

 

  • El 61% dijo que esto le molesta de manera moderada a grave

 

Repetir lo que ya se ha escrito en el currículum

 

Que un candidato sea tan perezoso como para copiar y pegar lo que ya escrito en su curriculum a manera de carta de presentación, solo da una mala impresión.

 

  • El 58% calificó esto como un problema moderado a grave.

 

Aunque uno de los encuestados mencionó específicamente este acto de copiar el currículum como lo más molesto que podía encontrar en una carta de presentación.

 

No incluir la información solicitada

 

Cuándo un anuncio de empleo especifica cierta información requerida y esto no aparece por ningún sitio en la candidatura, es una demostración de que el candidato no se tomó la mínima molestia en leer detenidamente los requisitos.

 

Incluso puede sacar a relucir características del candidato como; falta de atención o baja capacidad para seguir instrucciones, lo cual es poco deseable en un candidato profesional.

 

  • El 62% considera que esto es un problema moderado a grave 

 

No usar palabras clave.

 

Actualmente, incluir palabras clave tomadas directamente del anuncio de la vacante en tu carta de presentación o currículum es considerado una buena práctica que los reclutadores incluso aplauden.

 

Esto se debe principalmente a que los sistemas automatizados de reclutamiento (ATS) escanean los documentos de todas las solicitudes recibidas para filtrarlas entre candidatos calificados y no calificados, basándose principalmente en estas palabras clave.

 

Así que, al no incluirlas, tienes muchas posibilidades de ser descartado por el simple hecho de que un sistema automático crea que no eres afín a la descripción del puesto. 

 

Entonces, procura usar los mismos términos que se han usado en la descripción y evita los sinónimos.

 

  • El 62% calificó esto como un problema moderado a grave.

 

También, pedimos a nuestros encuestados que nos dijeran en sus propias palabras; lo que más les cabrea en una carta de presentación, y lo hemos resumido en la siguiente lista.

 

 

errores graves

 

Tampoco es que todo les moleste, también hay elementos que puedes utilizar a tu favor.

 

A continuación, hay una lista con los aciertos que los mismos reclutadores mencionaron como agradables de ver en tu carta de presentación. 

 

 

errores graves

 

En resumen.

 

Incluir una carta de presentación en tu solicitud de empleo es totalmente un acierto que elevará tus posibilidades. Y sí los reclutadores sí las leen.

 

Por eso, no solo debes incluir una, sino escribirla correctamente, de lo contrario será solo una pérdida de tiempo.

 

Aun cuando existan algunos reclutadores que no le dan mucha importancia a las cartas de presentación, te recomiendo que no te arriesgues y mejor siempre incluyas una.

 

Finalmente, te comparto las conclusiones clave de nuestra encuesta:

 

Siempre.

 

  • Incluye una carta de presentación en tu solicitud de empleo.
  • Utiliza saludos formales y dirígete personalmente al destinatario.
  • Utiliza tipografías decentes y legibles.
  • Incluye todas las palabras clave que detectes en el anuncio.
  •  

    Nunca.

     

  • Hagas cartas de presentación de más de una página.
  • Dejes pasar errores de ortografía o typos.
  • Digas mentiras, ni suenes presumido.
  • Repitas el contenido de tu currículum en tu carta de presentación.

 

Metodología

 

Estos hallazgos se obtuvieron de una encuesta realizada a 205 profesionales de recursos humanos en EE. UU. A quienes hicimos preguntas relacionadas con sus puntos de vista sobre el uso de cartas de presentación en el proceso de contratación. Las preguntas incluían preguntas de opción múltiple, preguntas basadas en escalas para expresar qué tan de acuerdo estaban con ciertas premisas, preguntas que permitían la selección de una o más posibles respuestas y preguntas de respuestas abiertas. 

 

Limitaciones

 

Los hallazgos que presentamos se basan en los autoinformes de los encuestados. Toma en cuenta que muchas de las respuestas pueden ser subjetivas, por lo que existen muchas limitaciones potenciales con los datos autoinformados, ya que los participantes siempre puede verse afectados por la actualidad, la memoria selectiva, la atribución, la exageración, la autoselección, la falta de respuesta o el sesgo de respuesta voluntaria.

 

Algunas preguntas y respuestas se han reformulado o condensado para mayor claridad y facilidad de comprensión para los lectores. En algunos casos, los porcentajes presentados pueden no sumar el 100 por ciento; dependiendo del caso, esto se debe al redondeo o bien a que no se presentan respuestas de “ninguno/neutral/no sé”. Los porcentajes se han redondeado al número entero más cercano.

 

Declaración de uso legítimo

 

¡Comparte estos interesantes hallazgos con tu audiencia! Puedes compartir la información de nuestro estudio para su reutilización no comercial. Solo asegúrate de incluir el enlace de vuelta a esta página para que puedan consultar el artículo original, en un sitio visible, por ejemplo; dentro del cuerpo de texto, en el pie de tu página web, blog, newsletter o en la sección de créditos.

 

Fuentes

 

Califica mi artículo: errores graves
¡Gracias por tu calificación!
Promedio: 0 (0 Calificación)
Alejandra Bustos
Alejandra Bustos
Alejandra Bustos es asesora profesional y escritora en Zety. Alejandra es una profesional en el mercado laboral, enfocada en ofrecer las mejores guías y consejos para buscadores de empleo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Aquí tienes otros artículos similares